Seleccionar página

Conocer tu ciclo menstrual va a mejorar tu vida maneras que ni te imaginas. Tu ciclo menstrual afecta a tu cerebro, y a tu comportamiento, por tanto, si conoces como funciona y vives según tu ciclo, y aprender a respetar tu naturaleza cíclica en lugar de negarla y estar siempre en guerra con ella, van a mejorar todas las áreas de tu vida, entre otras

  • Tus relaciones
  • Tu trabajo
  • Tus estudios
  • Tu salud mental
  • Tu sexualidad
  • Tu autocuidado
  • Tu autoestima
  • Tus decisiones
  • Tu manejo del estrés

Por otra parte, conocer cómo funciona tu ciclo es un método anticonceptivo natural con un 99% de efectividad, ya que el ciclo es la forma que tiene el cuerpo de prepararse una y otra vez para el embarazo.

El ciclo menstrual es más que tu menstruación. De hecho, la menstruación es solo la primera fase del ciclo. El ciclo menstrual comienza el primer día de la mentruación y se acaba cuando el siguiente periodo comienza. Hay muchas formas de ver la evolución que sufre tu cuerpo a lo largo de esas 4 semanas (aproximadamente) pero para simplificar diremos que tu ciclo se divide en 4 fases, cada una de ellas definida por ciertas hormonas que afectan a tu estado de ánimo y a tu comportamiento.

¿Para qué sirven estas hormonas?

Las hormonas son señales químicas que viajan a través de tu sangre de una parte del cuerpo a otra. El cerebro envía las señales hormonales a tu útero y a otras partes de tu cuerpo, causan cambios en el útero y los sacos de ovarios (folículos) que contienen óvulos. El cerebro, los ovarios y el útero trabajan juntos y se comunican a través de hormonas para hacer que el ciclo no se detenga.

El ciclo menstrual comienza el primer día del periodo y se acaba con el inicio del siguiente periodo. Un ciclo menstrual completo normalmente dura entre 24 y 38 días, pero la duración puede variar entre diferentes ciclos, y también puede cambiar con el paso de los años.

Qué pasa en tu cuerpo en las 4 fases de tu ciclo:

  • Menstruación: Se desprende el endometrio (el recubrimiento interno del útero) y es cuando tienes la menstruación. Los niveles de estrógeno y progesterona son bajos.
  • Preovulatoria (fase folicular): El tiempo desde el primer día de la menstruación hasta la ovulación. Durante este fase el recubrimiento uterino vuelve a crecer. Los niveles de estrógeno aumentan cuando el ovario se prepara para liberar un óvulo.
  • Ovulación: Se produce la liberación del óvulo a las trompas de falopio. Los niveles de estrógeno alcanzan su punto máximo justo antes de que esto ocurra y poco después disminuyen.
  • Premenstrual (fase lútea): Es el tiempo entre la ovulación y el inicio de la menstruación siguiente, cuando el cuerpo se prepara para un posible embarazo.

Tu estado de ánimo en cada fase del ciclo

Menstruación

El primer día de tu regla es el primer día del ciclo. Durante estos días la progesterona y el estrógeno llegan a su nivel más bajo, y te dejan cansada, relajada y con la necesidad de más espacio personal, de modo que en estos días vas a estar con más ganas de planes de «sofá y manta» que otra cosa.

La fase menstrual es una etapa de hibernación, de descansar, aislarte del mundo y conectar contigo misma y con tus sensaciones corporales. Es vital que en esta fase menstrual intentes descansar, buscar tiempo para ti y reponer energía para el resto del ciclo.

Si eres autónoma, o tienes algún tipo de trabajo o estudios en los que puedas planificarte con antelación los días de trabajo, te recomiendo que dejes al menos uno o dos días libres en esta fase para descansar e «hibernar».

Sin embargo, sé que vivimos en un mundo lineal hecho a medida de los hombres, por lo que no es factible para muchas tomarse 3-4 días libres para descansar. Si es tu caso, intenta hacer todo lo que esté en tu mano para reservarte un momento de relax para ti.

Si tienes hijes, es posible que quieras dejarlos con otra persona aunque sólo sea por un día o una tarde. Si puedes permitirte teletrabajar, siéntete libre de pasar el día en pijama. Si no, al menos reserva media hora para darte un baño, tomar una infusión o meterte en la cama a leer y comer chocolate.

Si tienes algún tipo de relación sexoafectiva, debido a tu necesidad de espacio y al carácter introspectivo de esta fase, pueden darse dos casos opuestos:

  • Que sientas la necesidad de aislarte del mundo exterior, te sientas más cansada y vulnerable y te apetezca ser mimada y cuidada especialmente en esta fase.
  • Que necesites espacio y en esta fase estés más desapegada de tu pareja y más conectada contigo misma.

En la fase menstrual lo más probable es que tu deseo sexual sea más bajo que en otras fases del ciclo. Además, tienes tendencia a tener la tensión baja y los niveles de azúcar bajos, dejándote antojos de chocolate y dulces. Por eso es recomendable que comas cada pocas horas y no hagas ayunos en esta fase. Recuerda comer comida nutritiva, y no pasa nada por darte algún capricho en forma de comida basura.

La fase tras la menstruación es la preovulatoria, también llamada fase folicular, que dura entre 7 y 10 días y termina cuando se produce la ovulación. Se llama fase folicular porque el cerebro secreta una hormona que se llama hormona estimulante del folículo (FSH). El FSH estimula los folículos (dónde están tus óvulos inmaduros) de uno de tus ovarios para que maduren.

Durante la preovulatoria los niveles de estrógeno y progesterona que tan bajos estaban durante la menstrual empiezan a aumentar, y empiezar a sentirte con más energía, motivación y más deseo sexual.

En esta fase sientes que puedes con todo, la «hibernación» termina y es posible que sientas la necesidad de volver a hacer planes, salir y ver a tus seres queridos.

En esta fase es más fácil ver las cosas de forma positiva y estar alegre, además llegan las ganas de conectar, jugar y hacer bromas. La preovulatoria es perfecta para explorar y aprender cosas nuevas, ya que es la fase más «infantil», en la que sientes más curiosidad por las cosas y más creatividad.

Sin embargo, no todo es bueno: debido a que estás muy llena de energía y además muy creativa, es posible que en tu entusiasmo acabes cargándote con más trabajo del que puedes sobrellevar el resto del ciclo. A mí me gusta usar esta fase de motivación para planificar el trabajo, las responsabilidades, los viajes y los planes que haré durante el resto del ciclo, y para ello tengo siempre delante un calendario con los días de cada fase marcados (una app como Clue te puede venir bien para esto). De este modo ya sé que tengo que dejar los planes sociales para cuando esté más social, ponerme menos volumen de trabajo para cuando esté menstruando, etc.

Debido a la creatividad de esta fase es fácil distraerse, por eso si tienes que hacer trabajo que requiera concentración, te recomiendo que tengas a mano un papel para apuntar y descargar ideas y cosas que te vayan viniendo a la mente, ya que si no, cuando te des cuenta llevarás media hora pensando en el nuevo proyecto que se te ha ocurrido en lugar de terminar el trabajo que tengas que hacer (te lo digo por experiencia).

Fase ovulatoria

Durante esta fase los niveles de estrógeno y testosterona están muy altos, y justo antes de ovular hay un pico muy alto de LH (hormona luteinizante) para que el ovario libere el óvulo.

El óvulo solo vive entre 12 y 24 horas, y es en este periodo cuando se produce la fecundación, por lo que esta es la única fase en la que puede ocurrir el embarazo. En este lapso el cuerpo puede llegar a expulsar más de un óvulo, y si dos o más son fertilizados se da el caso de mellizos.

También puede pasar que no ovules: Se ha encontrado en estudios como este que sólo aproximadamente el 60% de las personas menstruantes ovulamos.

Aquí tu deseo sexual está en su pico más alto, debido a que es el único momento al mes en que puedes quedarte embarazada y notarás que aumenta tu lubricación vaginal.

Esta es la fase en la que estás más fuerte, física y mentalmente, más segura de ti misma y más centrada. Es el momento en que puedes conseguir trabajar más, y si has estado conectada con lo que te pedía el cuerpo y has descansado en las otras fases del ciclo en que lo necesitabas, tu productividad aquí está por las nubes.

Ahora sientes que puedes con todo, estás abierta, sociable y con ganas de salir al mundo. Es el momento perfecto para reuniones de trabajo, estar cara al público, fiestas, viajes y eventos que requieren socializar.

Fase premenstrual

Esta fase dura desde el fin de la ovulación hasta el inicio de la menstruación. Después de ovular, el estrógeno y la testosterona gradualmente bajan y el folículo que liberó el óvulo se convierte en el cuerpo lúteo que empieza a producir progesterona, la hormona dominante en esta fase. Esta hormona estimula el crecimiento del endometrio, preparando el útero para un posible embarazo. En esta fase te vas a sentir hinchada y van a aparecer los famosos síntomas premenstruales. Vuelve a ser el momento de chocolate y planes de manta y peli.

Esta es tu fase más crítica. Es una buena etapa para desechar ideas que has cultivado en la creatividad de las fases anteriores. Si debido al entusiasmo de las fases anteriores, que se enfocan en crear y crear, has generado demasiadas ideas o te has cargado con demasiados proyectos/trabajo, llega el momento de parar y reflexionar sobre lo que vas a querer mantener para el próximo ciclo, que va a empezar en unos días.  Si las ideas pasan el filtro de la premenstrual, es que realmente te interesa eso en tu vida.

En cuanto al trabajo, esta fase sigue siendo muy productiva, con la diferencia que estos días, aunque ya no puedes realizar tanto trabajo, ya no estás tan creativa. Por tanto, el trabajo que realices será más fácil concentrarte y terminarás todo con más rapidez. Mi consejo es que, si es posible para ti, no te pongas más de 2-3 tareas importantes al día, y guardes tiempo para ti, ya que como vamos a ver a continuación, esta fase requiere de mucho autocuidado.

Por otra parte, puede que esta fase se pase de crítica. En estos días surge una especie de «crítica interior» que nos machaca ante el más mínimo error, nos dice que lo hacemos todo mal, que no le caemos bien a nadie, que no paramos de cagarla, etc. La ciencia demuestra que en esta fase tendemos a interpretar los gestos neutros de los demás hacia nosotras como gestos negativos o de rechazo. Si llevas un seguimiento de tu ciclo y eres consciente de que estás en esta fase, la próxima vez que salga tu crítica interior podrás decir: vale, esto es porque estoy premenstrual.

El final de la fase premenstrual, los 2-3 días antes de la menstruación se intensifican los síntomas, tu auto-crítica se pone más dura contigo que nunca y te vuelves de lágrima fácil. Aquí muchas personas, incluyéndome, tienen la sensación de estar locas y de reaccionar exageradamente a todo.No estás loca, es simplemente que grandes cambios hormonales están ocurriendo en tu cuerpo, y aquí tu capacidad de manejar el estrés es la más baja de todo el ciclo. Por eso te recomiendo que practiques la auto-amabilidad, que autoconozcas para saber que estás en esos días, y que intentes descansar y hablar con la gente que te quiere.

Qué puedes hacer ahora:

Como puedes ver, hay mucha información que digerir, así que puede ser complicado querer cambiarlo todo de una vez. De momento puedes empezar por hacer un seguimiento de tu ciclo y empieza a fijarte si ves un patrón cíclico que se repite a lo largo del mes.

En los próximos posts te explicaré cómo puedes hacer un seguimiento efectivo de tu ciclo, sé que hay apps como Clue que son muy populares, y son muy buenas para conocer cuánto suele durar tu ciclo o tu menstruación o en que punto del ciclo estás, pero no me convencen por varias razones que ya expondré más adelante.

¡Muchas gracias por leerme y espero que te haya servido!